Colaboración: La canción que nunca cantó Proust

Por Sergio Berrocal     

La imbecilidad tenía los ojos apagados de Marcel Proust en una preciosa edición de la Pleiade, no va más de la edición francesa, a la que solo tienen derecho autores consagrados. Vargas Llosa estará pronto en ese mausoleo de la inmortalidad. La foto es escandalosa aunque no llegue a borrar las de las monstruosidades que se cometen en Siria, orquestadas por el sonriente Assad, el amo de ese inmenso Guantánamo en el que ha convertido a su país.
© NOTICINE.com

Colaboración: Casablanca de los olvidados

Por Sergio Berrocal    

Encogidos por la falta de comunicación, el abandono, el me importa un carajo y no se detenga que no tengo nada que darle. El lugar es un bar-café situado en un pueblo de la costa sur de España, la más próxima a África, continente al que se podría llegar desde la playa con unas brazadas. Última parada antes del final de nada. Al bar Esperanza llega gente de toda España pero también de toda Europa o al menos de la Europa septentrional preferentemente. Finlandeses, noruegos, ingleses, alemanes, irlandeses, algún belga, un francés y medio. El personal conoce la dirección antes de llegar. En sus países saben que aquí tendrán buena acogida, café y bebidas a precios imbatibles, una copa por un euro cuando en cualquier otro lugar cobran por lo menos cincuenta por ciento más.
© NOTICINE.com

Colaboración: Las cigüeñas socialistas ya no vuelan

Por Sergio Berrocal      

Eran tiempos de creer en cualquier cosa, lo pedía el ambiente. Quien no tenía una guerra a cuestas, las mundiales, que sonaban como a olimpiadas, Vietnam, antes Indochina, no parecía ser nadie. Aunque el mundo anduviese haciendo equilibrios de circo pobre donde no hay más remedio que jugarse el tipo si quieres que la gente venga al espectáculo. Ni buenos payasos, ni caballos sabios, estaban muy de moda en las mejores carnicerías de París. No había ni elefantes caducados.
© NOTICINE.com

Colaboración: De Los Angeles a La Habana

Por Sergio Berrocal     

Levantarse una mañana por aciaga que pueda anunciarse es fácil. Lo difícil es mantenerse erguido todo el día, que es largo y a veces se hace infinito hasta que en la noche entrada, con el sueño y una cierta tranquilidad –podía haber sido peor, te dices—vuelves a sentir los mismos resquemores para el inevitable próximo amanecer.
© NOTICINE.com

Colaboración: Los genios del cine no mueren

Por Sergio Berrocal    

Leer para creer. A la Vuelta a España, una de las pruebas ciclistas más famosa del mundo, están a punto de descafeinarla. Cada vez que gana algo uno de esos titanes de piernecillas ridículas vestidos con trajecillos de payaso pero capaces de escalar una montaña y bajarla a toda velocidad con el solo esfuerzo de sus músculos, se le invita a subir a un podio que preparan a la llegada de la etapa.
© NOTICINE.com