Colaboración: El penúltimo tren para ningún sitio

Por Sergio Berrocal    

Es fabulosa la historia del tren en el cine, tanto que te llegas a preguntar si el ferrocarril existiría si unos locos de la cámara y luego otros, siempre al arrastre como el vagón de cola, no lo hubiesen inventado. Desde las tremebundas historietas con Hercule Poirot, la Bacall y otras figuras del estrellato en lujosos vagones del Trans Europe Express hasta los indispensables trenes rellenos de bandidos, de mercancías, y siempre de aventuras, con el de Sergio Leone que nadie ha conseguido superar.
© NOTICINE.com

Colaboración: Brigitte Bardot y los lobos

Por Sergio Berrocal     

Con sus 82 años por bandera, Brigitte Bardot, la mujer que nos enamoró, el fenómeno cinematográfico que el austero y poco peliculero Presidente Charles de Gaulle, general siempre, comparó con los beneficios que daban a Francia las fábricas de automóviles Renault, está más combativa que nunca contra los esperpentos que se le ponen por delante.
© Redacción-NOTICINE.com

Actrices: Drama lésbico para Anna Paquin, El "Secreto" de Katie Holmes y el homenaje a Glenn Close

- Tras su larga experiencia como la entrañable Sookie Stackhouse de la serie "True Blood", Anna Paquin busca diversificar su carrera y participa en la cinta lésbica de época "Tell It to the Bees", junto a Holliday Grainger. Ya ha empezado el rodaje en Escocia de esta historia basada en la novela homónima de Fiona Shaw, adaptada por Henrietta y Jessica Ashworth, y dirigida por otra mujer, Annabel Jankel.
© Redacción-NOTICINE.com

Colaboración: A sus órdenes, mi coronel

Por Sergio Berrocal     

Aquella mañana hacía cincuenta y seis años que un día tuvo veintiuno y nació su primera hija, una niña preciosa que todavía celebraba de vez en cuando y a la que le unía una tierna amistad. El día amanecía en una oleada de violencia calurosa de un verano que nunca habría podido ser el dulce del 42. Entonces decidió que mandaría fusilar al Coronel, al hombre que le había traído al mundo de malos modos, sin la etiqueta que un militar debería respetar por lo menos.
© NOTICINE.com

Colaboración: Simplemente Periodistas

Por Sergio Berrocal     

Tiempos en los que te llamaran periodista no era un insulto sino un reconocimiento de nobleza, de alguien elegido por los dioses para contar en los periódicos, con la mejor buena fe cosas vistas, oídas y hasta palpadas –la política se quedaba para los políticos—y que la gente leía con avidez, siempre con curiosidad y alguna que otra sonrisa de agradecimiento, aunque a veces fuese en ese trono supremo en el que, dicen los franceses, ni tu Rey podría reemplazarte.

© NOTICINE.com