Colaboración: Nunca pasa nada

Por Sergio Berrocal   

Nunca había sentido la angustia de la página blanca, como le llaman bonitamente los poetas a la imposibilidad de contar, de escribir, de teclear en el ordenador viendo como en la pantalla aparece una historia, una intención, letras, palabras, cosas que había que decir. Llevo doce días en dique seco. Las ideas no quisieren saltar a la pantalla. O quizá es que hay tanto y tan terrible que contar que las teclas se niegan a elegir entre tanta basura, tanta y tan tremenda falta de moral, de ética, de vida, de muerte y de no sé qué.
© NOTICINE.com

Colaboración: Dioses y diosas con sirena

Por Sergio Berrocal   

Eran tiempos de canciones de Trenet, Aznavour y el belga Adamo te cogía por la cintura y todos parecíamos medianamente felices. París llovía de belleza, aunque en los amaneceres fresquitos tuvieses que esperar en la puerta la llegada de una unidad del SAMU, esas ambulancias de urgencias que aprendimos a amar en Francia.
© NOTICINE.com

Series de TV: Adiós a "Orange", recuperación de "NYPD Blue" y nueva versión de "Utopía"

- "Orange Is the New Black", la serie femenina que comenzó en 2013 en la plataforma Netflix, se despedirá con su séptima temporada en 2019. "Después de siete temporadas, es hora de salir de la cárcel. Extrañaré a todas las damas de Litchfield y al increíble equipo con el que hemos trabajado. Mi corazón es naranja pero se desvanece a negro" comentó su creadora, Jenji Kohan, este miércoles, cuando Netflix anunciaba su última temporada.
© María del Pino Suárez -NOTICINE.com

Colaboración: Un beso

Por Sergio Berrocal    

El beso es más importante que el cambio climático o que la situación en Arabkistán. Lo juro por mi amigo Jesucito. El beso es único. Y lo entenderán mejor cuando sepan que uno, uno solo, que sin ser cinematográfico fue de esos que no se le da a cualquiera, me salvó la vida, bueno el honor, que en aquellos tiempos era casi más importante.
© NOTICINE.com

Colaboración: Donald Trump baila el tuis

Por Sergio Berrocal   

La imbecilidad enajenante, sin formas, sin elegancia, sin frac que llevarte a los pantalones, sin champán con el que brindar, sin japonés de voz ronca que se hace el hara kiri está a la orden del día. Cualquier tarde de estas de un otoño europeo plagado de lluvias sin gracias, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, podría ser Premio Nobel de la Paz. Quienes se toman muy en serio esta propuesta dicen que después de todo Barack Obama lo tuvo por adelantado, porque había dicho que cerraría el penal de Guantánamo. No hizo nada, nada más que promesas, que es lo que hacen los políticos, y se lo llevó a la casa sin que un resto de dignidad le obligara a devolverlo.
© NOTICINE.com