Bardem, entrevistado en la CNN

OPINION: Ha ganado Bardem

26-III-01La actriz Carmen Maura no se ha cansado de proclamar durante las últimas semanas que en España no comprendemos el verdadero alcance de la nominación de Javier Bardem a los Oscar de Hollywood, la primera de un español en el apartado de mejor actor. Conviene recuperar esta reflexión ahora que el protagonista de "Antes que anochezca" se ha quedado a un paso de la dorada estatuilla, lo que no debería ser valorado como una derrota sino como un auténtico triunfo en el olimpo donde no es tan fácil tocar el cielo de los Harris, Hanks, Crowe o Rush, o cualquier otra divinidad de ilustre apellido.Maura, que ya participó en el "circo" de los Oscar el año de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', sabía muy bien lo que se decía. Salvadas todas las distancias, no es lo mismo que España consiga una candidatura a la mejor cinta en lengua extranjera (la única autorización "oficial" que nos admiten los americanos para que participemos), que uno de nuestros actores se cuele con todos los méritos en el quinteto de caballos ganadores a la mejor interpretación, un paraíso que la industria yanqui ha vedado sistemáticamente al extranjero.

De ahí la relevancia de la haza?a de Bardem, cada vez más admitida por la industria de Hollywood en los últimos a?os (ya le pas? a Roberto Begnini o la brasile?a Fernanda Montenegro) dentro de su estrategia de seducción para aumentar el negocio, una técnica que maneja a la perfección desde que importaba talentos europeos para transformarlos en leyendas, allá, en el siglo pasado. Con Javier Bardem (un diamante en bruto que todavía dará mucho que hablar) ya lo han intentado y los Oscar más que nada, con sus millonarios contratos y numerosas ofertas de papeles, significan que la meca del cine ha tendido sus alfombras a su disposición.

Pero Javier, como ya hizo Almodóvar, de momento les ha dicho que no con una visión de futuro y una altura de miras encomiable, y eso le honra. Cualquiera diría que ha cambiado su Oscar por España, pero no es así. El se ha hartado a defender su idea de un cine "sin nacionalidades" y eso no incluye su abdución por la industria norteamericana a la que ha dejado las puertas abiertas. La tentación ha sido irresistible, pero ha vencido.
© Jorge G.Velayos / FP- NOTICINE.com
Levitas Jackson

Los trapitos del Oscar

26-III-01

Un año más las estrellas volvieron a brillar con más intensidad de la habitual en el firmamento del Shrine Auditorium, el espejo de Hollywood. Con su mejor sonrisa, sus joyas y sus vestidos nuevos, los actores y actrices fueron desfilando, ante el mundo entero, por la roja alfombra que llevaba al interior del recinto. Mientras, los menos privilegiados veíamos el acontecimiento a través de la pantalla de televisión con la única preocupación (a parte de ir contando las estatuillas que iban acumulando cada película) de estudiar a fondo los trapitos que llevaban encima los guapos y guapas.Sabiéndose observadas por miles de millones de ojos, las féminas optaron mayoritariamente por el sobrio negro. Como ejemplo, la reina de la noche, Julia Roberts, con un traje de Valentino de extremada elegancia con listas blancas que nacían en el escote, rodeaban el cuello y terminaban en una pequeña cola. Sin embargo, el tan original vestido, no le dejaba toda la libertad para caminar que ella hubiera deseado. Completaba su atuendo el pelo recogido al más puro estilo Audrey Hepburn. Quizás la más elegante de todas.

Caterine Zeta-Jones fue otra que optó el negro. El corsé se ajustaba a su cintura y dejaba los hombros al descubierto. Su casi insultante belleza, deslubró a todos entre los que, como no, se encotraba su Michael Douglas que la miró toda la noche con ojitos tiernos. Negro era también el vestido de Penélope Cruz, como siempre muy bella pero con un look demasiado “españolizado” y algo triste. Mucho mejor el vestido azul claro del pasado año, cuando gritó aquello de ¡¡¡Pedroooo!!!. Juliette Binoche también de negro, con mil perlas estilo años 20. Sin ningún exceso y llevando la contraria, Angelina Jolie, con traje pantalón de blanco inmaculado.

No faltaron los rojos pasión, como los de Sigourney Weaver, Judy Dench o Laura Linney. Los vertiginosos escotes de algunas como el del vestido, diseño Versace, de Hilary Swank, nos quitaron el hipo y hasta el sueño, para deleite de muchos y envidia de otras. Destacaremos dentro de este grupo la atrevida transparencia de Jennifer López que, como ya era de esperar, dejó a la vista de todos sus más que deseados encantos boricuas. Las plumas también hicieron acto de presencia: la mayor exponente la “gallinacea” Björk, que con su carita infantil parecía recién salida del corral de “Chicken Run”.Los caballeros, de Armani por regla general. Hubo largas y elegantísmas levitas como la de Samuel L. Jackson cuya impresionante presencia llenó literalmente el escenario en el momento de su presentación. Y nos dio algo de pena ese Tom Cruise tan triste, solo y sin corbata.Nada, que después de haber visto ese derroche de glamour y belleza, una intenta pasar lo más rápido posible por delante del espejo. Pero desde aquí querríamos hacer una inocente, aunque prudente recomendación para las futuras premiadas: Cuando suban al escenario a recoger su correspondiente Oscar, no olviden dar las gracias también, a parte de padres, madres, amigos y vecinos, a su cirujano plástico, por si acaso se enfada. Que tengan presente que su futuro como actriz puede estar en sus manos.
© Laura de la Torre-NOTICINE.com
El peor actor del año

Triunfos latinos en los "Spirit Awards"

25-III-01El español Javier Bardem fue designado en la noche de este sábado mejor actor del año en la gala de los "Spirit Awards", considerados los "Oscars del cine independiente". El intérprete de Reinaldo Arenas en la cinta de Julian Schnabel "Antes que anochezca" recogió personalmente su galard?n entre aplausos, tras haber participado como presentador de otro de los premios. Pero estos no fueron los únicos galardones cinematográficos que se concedían en EEUU, ya que en una ceremonia más íntima (sin ninguno de los ganadores), se hicieron públicos los "Golden Raspberries" o "Razzies", que premian a las peores producciones y cineastas del año. "Campo de batalla: la tierra" (Battlefield Earth), con John Travolta fue la gran "triunfadora", con 7 estatuillas, incluida una para el propio actor.Bardem no fue el único talento latino recompensado en los "Independent Spirit Awards" por los profesionales de la producción ajena a los grandes estudios de Hollywood. La chicana Michelle Rodríguez consiguió un reconocimiento como actriz revelación por "Girlfight", mientras que el puertorriqueño Miguel Arteta fue premiado en la categoría de mejor película con coste inferior a 500.000 dólares, por "Chuck and Buck".

Por lo demás, y dado que otras favoritas de los Oscars no competían por estar avaladas por grandes estudios, "Tigre y dragón", del taiwanés Ang Lee se llevó la mayoría de los "Oscars independientes": mejor película, director y actriz (Zhang Ziyi). Ellen Burstyn logr? el premio de interpretación femenina, por "Réquiem por un sue?o" y Willem Dafoe el del mejor actor secundario.

Volviendo a los "Razzies", unas simpáticas estatuillas con un rollo de película coronado por una frambuesa de plástico (valorados en 4 dólares), "Battlefield Earth" obtuvo los galardones a peor película, peor director, peor guión, peor actor protagonista y peores secundarios. Basada en una novela de Ron Hubbard, el fundador de la secta "Iglesia de la Cientología", a la que pertenece Travolta, fue calificada por el secreto jurado como "fiasco de ciencia- ficción". Madonna consiguió los títulos de peor actriz del año por su papel en "Casi perfecto" ("The Best Next Thing") y peor actriz del siglo, por el conjunto de su carrera. "Book of Shadows: Blair Witch 2" consigui? el premio a la peor secuela.
© Corresponsal-NOTICINE.com
I?arritu y Goya Toledo

Con el corazón latino en un puño

24-III-01¿Será un "chop-suey" o "una de romanos"? Las peculiaridades de un año sin grandes películas dejan abiertas casi todas las posibilidades a pocas horas de la espectacular gala de los Oscars. Para nosotros, por segundo año consecutivo, la fiesta anual del cine norteamericano -que dada su situación de preponderancia en el mercado es como decir el campeonato cinematográfico mundial- tiene un interés especial. Si hace un año fue Almodóvar, ahora todas las miradas y las esperanzas están en Javier Bardem, Benicio del Toro y "Amores perros". No parte el primero como favorito, simplemente porque además de no ser ni norteamericano ni conocido allí, esto es al fin y al cabo una votación democrática, y pocos miembros de la Academia vieron "Antes que anochezca". Sin embargo, el consuelo es doble. Primero porque en casi todos los sondeos extraoficiales previos está situado en tercer lugar, es decir detrás de Tom Hanks y Russell Crowe, pero por delante de dos hombres mucho más populares, el australiano Geoffrey Rush y el norteamericano Ed Harris, lo cual dice mucho de su interpretación de Reinaldo Arenas. Y en segundo término, porque Javier ya ha conseguido lo más importante: rentabilizar esa candidatura y ver su nombre en las agendas de agentes y productores.

Benicio, en cambio, tras ganar el Globo de Oro y el premio de sus compa?eros actores (SAG) es el máximo favorito para la estatuilla de actor de reparto, por "Traffic". De "Amores perros" podíamos repetir casi al milimetro lo dicho sobre Bardem. Está bien situada, pero tiene en este caso un gran peso pesado enfrente, "Tigre y dragón". La candidatura, de nuevo, ya ha sido un premio y se ha aprovechado al cien por cien. A Bardem, que estará añompa?ado por su novia, Cristina Pales, y por su madre; a Benicio del Toro, y a González I?árritu, que dispone de sus actores Goya Toledo y Gael García Bernal, les irán a recoger con varias horas de anticipación. La llegada de los candidatos está orquesta con planificación militar. La Academia dispone de una flota de 1.200 limusinas que tienen adjudicada una hora precisa de llegada a la manzana del Shrine Auditorum. Como el resto de los invitados serán "paseados" por las calles céntricas de Los Angeles hasta que les toque el turno. Entre las cuatro y las cinco de la tarde (hora californiana) llegarán a las proximidades del edificio, para pisar la alfombra roja ante la mirada de los fans que habrán pasado horas o días de espera, y sobre todo frente a cámaras y periodistas. Media hora antes del inicio de la gala, tendrán que estar sentados en las butacas previamente adjudicadas. Ni en la derecha ni en la izquierda, justo en esa, para no confuncir al realizador de la transmisión.

A partir de ahí, será momento de controlar los nervios y tragar saliva, hasta pegar un bote al escuchar su nombre o relajarse definitivamente si es otro el elegido. Y, tras la ceremonia, tendrán que elegir entre aceptar alguna de las invitaciones a fiestas privadas organizadas por los estudios, productores y empresas, o acudir al llamado "Baile de los gobernadores", con cerca de 2000 invitados, pero habitualmente pocos famosos, ya que estos prefieren más íntimas celebraciones, o la simple soledad por haber visto la dorada estatuilla en manos de un competidor. Pero, para Javier Bardem, Benicio del Toro y Alejandro González Iñárritu, nunca será este el caso. Si no salen con un Oscar, tampoco tiene de qué arrepentirse ni de qué lamentarse. Ya han hecho historia y han subido de un golpe muchos escalones en sus carreras. Mucha más información, en nuestro canal HOLLYWOOD.
© Redacción-NOTICINE.com
Scooby Doo

Adiós al "padre" de Pedro Picapiedra

William Hanna, copresidente y cofundador de los estudios Hanna-Barbera, junto a Joseph Barbera, falleció este jueves a los 90 años, en su casa de Hollywood. Considerada la pareja de animadores más popular a través de la televisión y el cine después de Disney, Hanna y Barbera crearon decenas de famosos personajes infantiles, de los cuales "Los Picapiedra" y "Los Supersónicos" son hoy todavía sus series más emitidas. Pero también crearon al Oso Yogui, a la Hormiga Atómica, Tom y Jerry, Pixie y Dixie, Scooby Doo... hasta 50 personajes en 70 años de trabajo.

Nacido en Melrose, Hanna era el guionista de la pareja. Conoció a Barbera en los estudios de animación de la Metro Goldwyn Mayer, donde ambos crearon a Tom y Jerry, para a finales de los años 50 fundar su propia compañía, destinada esencialmente a la producción de dibujos para televisión. En 1960 lanzaron el primer capítulo de "Los Picapiedra", que fue su mayor triunfo y una serie traducida a más de 22 idiomas en 60 países del mundo.

Esa misma década nacieron El Oso Yogui, Don Gato, Los Supersónicos, El Lagarto Juancho, Dartagnan al Ataque, Maguila Gorila, La Hormiga Atómica, Los Autos Locos, y en 1969 Scooby Doo, su último gran éxito y el principio de su decadencia. Con el tiempo, su empresa fue adquirida por la Warner Bros., que les mantuvo al frente de la misma. Tanto Los Picapiedra como ahora Scooby Doo conocen el salto a la pantalla grande en forma de personajes de carne y hueso.William Hanna deja una viuda, Violet Hanna, de 65 años, un hijo -David- y una hija -Bonnie-, que le dieron siete nietos.
© Redacción-NOTICINE.com