Tigre y Dragón

Lista completa de los ganadores

PELICULA "Gladiator"ACTOR Russell Crowe ("Gladiator")ACTRIZ Julia Roberts ("Erin Brockovich") ACTOR DE REPARTO Benicio del Toro ("Traffic")ACTRIZ DE REPARTO Marcia Gay Harden ("Pollock") DIRECTOR Steven Soderbergh ("Traffic")GUIóN ORIGINAL Cameron Crowe ("Casi famosos")

GUION ADAPTADO Stephen Gaghan ("Traffic")PELICULA EN LENGUA NO INGLESA "Tigre y Dragón" (Taiwan)BANDA SONORATan Dun (“Tigre y dragón”)CANCIóN“Things have changed”, de Bob Dylan (“Jóvenes prodigiosos”)DIRECCIóN ARTíSTICATim Yip (“Tigre y dragón”)MONTAJEPietro Scalia “Traffic”SONIDOScott Millan, Bob Beemer y Ken Weston (“Gladiador”)FOTOGRAFíAPeter Pau (“Tigre y dragón”)MAQUILLAJERick Baker y Gail Rowell-RyanVESTUARIOJanty Yates (“Gladiador”)EFECTOS VISUALESJ.Nelson, N.Corbould, T.Burke y R.Harvey (“Gladiador”)

EFECTOS DE SONIDOJon Johnson (“U-571”)DOCUMENTAL“Into the arms of strangers”, de M.J. Harris y D. OppenheimerCORTO DOCUMENTAL“Big mama”, de Tracy SereteanCORTO DE FICCIóN“Quiero ser (Iwant to be…)”, de Florian GallenbergerCORTO DE ANIMACIóN“Father and daughter”, de Michael Dudok de WitOSCAR HONORARIOJack CardiffOSCAR HONORARIOErnest LehmanPREMIO IRVING THALBERGDino de Laurentiis
© Redacción-NOTICINE.com
Russell Crowe

Russell Crowe se lo hubiera dado a Bardem

El actor neozelandés Russell Crowe asegur? anoche que pensaba que el Oscar no sería para él, sino para Javier Bardem, compatriota del personaje que interpreta en "Gladiator", el general hispano Maximus. "No pensé que ganaría yo, creía que quizás lo hiciera Bardem, porque realizó un trabajo fantástico". Crowe, precisó ante los periodistas, en la sala de prensa contigua al Shrine Auditorium que sin embargo antes de las nominaciones había pensado en Michael Douglas, protagonista de "Jóvenes prodigiosos". "Como vi que no lo nominaron, consideré que el premio sería para Javier Bardem. Ed Harris y Tom Hanks también estuvieron muy bien, y por supuesto Geoffrey Rush es increíble".

Tal gentileza, sin embargo, no fue la tónica general del "ex" de Meg Ryan, ya que lleg? tenso a la gala y sin apenas esbozar sonrisas, aún menos ante los chistes iniciales de Steve Martin. Hasta se permiti? algún que otro gesto displicente. "Cuando anunciaron mi nombre no me lo podía creer, y tenía la mente en blanco. El cuerpo no me respondía y no sentía mis piernas", comentaba después de recibir su premio.

Crowe recordó que llegó a tener más esperanzas cuando el año pasado se le nominó por "El dilema"."Cada día, cuando trabajo en un papel, debo recordarme que tengo que ser valiente y lograr mis objetivos. Soy un actor, pero eso se limita a llegar con el papel aprendido, actuar lo mejor posible y no complicarme más la vida", aseguró.
© Corresponsal-NOTICINE.com
La mejor pagada

Julia Roberts se olvidó de Erin Brockovich

Nerviosa, apresurada y prolija, Julia Roberts tuvo dos olvidos importantes a la hora de agradecer su Oscar: uno no sorprendente, el de nombrar a su hermano Eric Roberts, también actor (se llevan a matar), pero otro fruto de la emoción... la propia Erin Brockovich. "No puedo creer que me olvidé de ella, es una vergüenza. Ella fue el centro de todo, así que ahora la reconozco ante ustedes y con gran humildad", dijo a la prensa acreditada en el Auditorio Shrine, todavía con la estatuilla en la mano.El personaje real de "Erin Brockovich", que fue una de las figuras sorpresa de los Globos de Oro, esta vez no acudió a la ceremonia de los Oscars por tener a uno de sus hijos enfermo. Roberts comentó que se había quedado en blanco (raro, ya que habló ante el auditorio del Shrine hasta por los codos), y que no había tenido "un pensamiento inteligente en los últimos diez días, y hoy menos", bromeó.

Julia Fiona Roberts, nació en Smyrna, Georgia, y quizá nunca soñó que sería la actriz mejor pagada en el mundo. Julia de pequeña quiso ser veterinario, por su amor a los animales, sin embargo después se decidió por estudiar periodismo. Cuando su hermano Eric logró pequeños éxitos en Hollywood, Julia decidió probar suerte en la actuación. Sus dos cintas más importantes fueron dos comedias juveniles " Mistic Pizza" y" "Satisfaction".Su primer gran éxito como protagonista vino con "Pretty Woman", al lado de Richard Gere, en 1990, que le valdría su segunda nominación a un Oscar, la primera la obtuvo un año antes por su papel en "Magnolias de Acero", aunque como secundaria.La actriz pasaría los próximos años seleccionando películas serias, o interpretando papeles imaginarios como Tinkerbell, en "Hook" de Steven Spielverg. Poco a poco sería la protagonista perfecta en las comedias románticas. Con la cinta "La boda de mi mejor amigo" Julia renovaría el género que había estado tan olvidado en Hollywood.

Interpretando papeles importantes con directores de la talla de Robert Altman, Woody Allen, Lasse Hallström, Stephen Frears, Alan J. Pakula entre otros y compartir a la vez créditos con actores como Hugh Grant, Mel Gibson, Denzel Washington, Tim Robins, Brad Pitt, Julia se ha hecho un hueco y una fama de nueva "novia de América", que le ha permitido subir su caché hasta cifras astronómicas, muy cerca de los 20 millones de dólares por papel. Roberts también se ha involucrado en tareas altruistas de UNICEF y ha hecho visitas de buena voluntad a Haití e India. Es sin duda una de las actrices más queridas del público en todo el mundo.
© Corresponsal / Noé; Torres-NOTICINE.com
Bardem, entrevistado en la CNN

OPINION: Ha ganado Bardem

26-III-01La actriz Carmen Maura no se ha cansado de proclamar durante las últimas semanas que en España no comprendemos el verdadero alcance de la nominación de Javier Bardem a los Oscar de Hollywood, la primera de un español en el apartado de mejor actor. Conviene recuperar esta reflexión ahora que el protagonista de "Antes que anochezca" se ha quedado a un paso de la dorada estatuilla, lo que no debería ser valorado como una derrota sino como un auténtico triunfo en el olimpo donde no es tan fácil tocar el cielo de los Harris, Hanks, Crowe o Rush, o cualquier otra divinidad de ilustre apellido.Maura, que ya participó en el "circo" de los Oscar el año de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', sabía muy bien lo que se decía. Salvadas todas las distancias, no es lo mismo que España consiga una candidatura a la mejor cinta en lengua extranjera (la única autorización "oficial" que nos admiten los americanos para que participemos), que uno de nuestros actores se cuele con todos los méritos en el quinteto de caballos ganadores a la mejor interpretación, un paraíso que la industria yanqui ha vedado sistemáticamente al extranjero.

De ahí la relevancia de la haza?a de Bardem, cada vez más admitida por la industria de Hollywood en los últimos a?os (ya le pas? a Roberto Begnini o la brasile?a Fernanda Montenegro) dentro de su estrategia de seducción para aumentar el negocio, una técnica que maneja a la perfección desde que importaba talentos europeos para transformarlos en leyendas, allá, en el siglo pasado. Con Javier Bardem (un diamante en bruto que todavía dará mucho que hablar) ya lo han intentado y los Oscar más que nada, con sus millonarios contratos y numerosas ofertas de papeles, significan que la meca del cine ha tendido sus alfombras a su disposición.

Pero Javier, como ya hizo Almodóvar, de momento les ha dicho que no con una visión de futuro y una altura de miras encomiable, y eso le honra. Cualquiera diría que ha cambiado su Oscar por España, pero no es así. El se ha hartado a defender su idea de un cine "sin nacionalidades" y eso no incluye su abdución por la industria norteamericana a la que ha dejado las puertas abiertas. La tentación ha sido irresistible, pero ha vencido.
© Jorge G.Velayos / FP- NOTICINE.com
Levitas Jackson

Los trapitos del Oscar

26-III-01

Un año más las estrellas volvieron a brillar con más intensidad de la habitual en el firmamento del Shrine Auditorium, el espejo de Hollywood. Con su mejor sonrisa, sus joyas y sus vestidos nuevos, los actores y actrices fueron desfilando, ante el mundo entero, por la roja alfombra que llevaba al interior del recinto. Mientras, los menos privilegiados veíamos el acontecimiento a través de la pantalla de televisión con la única preocupación (a parte de ir contando las estatuillas que iban acumulando cada película) de estudiar a fondo los trapitos que llevaban encima los guapos y guapas.Sabiéndose observadas por miles de millones de ojos, las féminas optaron mayoritariamente por el sobrio negro. Como ejemplo, la reina de la noche, Julia Roberts, con un traje de Valentino de extremada elegancia con listas blancas que nacían en el escote, rodeaban el cuello y terminaban en una pequeña cola. Sin embargo, el tan original vestido, no le dejaba toda la libertad para caminar que ella hubiera deseado. Completaba su atuendo el pelo recogido al más puro estilo Audrey Hepburn. Quizás la más elegante de todas.

Caterine Zeta-Jones fue otra que optó el negro. El corsé se ajustaba a su cintura y dejaba los hombros al descubierto. Su casi insultante belleza, deslubró a todos entre los que, como no, se encotraba su Michael Douglas que la miró toda la noche con ojitos tiernos. Negro era también el vestido de Penélope Cruz, como siempre muy bella pero con un look demasiado “españolizado” y algo triste. Mucho mejor el vestido azul claro del pasado año, cuando gritó aquello de ¡¡¡Pedroooo!!!. Juliette Binoche también de negro, con mil perlas estilo años 20. Sin ningún exceso y llevando la contraria, Angelina Jolie, con traje pantalón de blanco inmaculado.

No faltaron los rojos pasión, como los de Sigourney Weaver, Judy Dench o Laura Linney. Los vertiginosos escotes de algunas como el del vestido, diseño Versace, de Hilary Swank, nos quitaron el hipo y hasta el sueño, para deleite de muchos y envidia de otras. Destacaremos dentro de este grupo la atrevida transparencia de Jennifer López que, como ya era de esperar, dejó a la vista de todos sus más que deseados encantos boricuas. Las plumas también hicieron acto de presencia: la mayor exponente la “gallinacea” Björk, que con su carita infantil parecía recién salida del corral de “Chicken Run”.Los caballeros, de Armani por regla general. Hubo largas y elegantísmas levitas como la de Samuel L. Jackson cuya impresionante presencia llenó literalmente el escenario en el momento de su presentación. Y nos dio algo de pena ese Tom Cruise tan triste, solo y sin corbata.Nada, que después de haber visto ese derroche de glamour y belleza, una intenta pasar lo más rápido posible por delante del espejo. Pero desde aquí querríamos hacer una inocente, aunque prudente recomendación para las futuras premiadas: Cuando suban al escenario a recoger su correspondiente Oscar, no olviden dar las gracias también, a parte de padres, madres, amigos y vecinos, a su cirujano plástico, por si acaso se enfada. Que tengan presente que su futuro como actriz puede estar en sus manos.
© Laura de la Torre-NOTICINE.com