Crítica: "Enganchados a la muerte / Linea mortal / Flatliners", ida y vuelta al más allá

por © NOTICINE.com
"Enganchados a la muerte / Linea mortal / Flatliners"
Por Eduardo Larrocha     
        
"Enganchados a la muerte / Linea mortal / Flatliners" (2017) transita del suspense hacia el género de terror y cuenta cómo cinco jóvenes se reúnen en los sótanos del hospital en el que estudian y hacen prácticas de su especialidad. Los alumnos pretenden desafiar al destino, parar su corazón y volver a la vida pocos minutos después. Buscan una experiencia que les de ¿cómo no? fama y dinero en el sistema de salud americano. Dirigida por Niels Arden Oplev, se trata del remake de "Línea Mortal" aquel thriller sicológico y de suspense que en 1990 estrenaba Joel Schumacher.  

Ambas producciones de la factoría Hollywood comparten en pantalla a Kiefer Sutherland que ahora interpreta al Dr. Nelson Wright en el secundario papel de maestro de aspirantes a médicos. El espectador interesado y curioso en Experiencias cercanas a la muerte (ECM) no sacará mucho partido a este thriller del realizador danés al que conocemos sobre todo por "Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres".
         
Morir sin haber muerto, una quimera. Los tópicos sobre las ECM se transforman en una especie de libro de autoayuda. La solución facilona y descabellada que propone el guión de Ben Ripley  -basado como su antecedente en un relato de Peter Filardi – es, con toda simpleza, asumir los errores del pasado. Después de su inyección letal, además de un subidón de adrenalina que le depara  dones especiales, cada cual tendrá que conseguir el perdón de la víctima de su pecado que deberá hacer extensivo hacia sí mismo antes de continuar por los derroteros de su existencia. Empieza con una convencional escena de chica -Ellen Page a la que descubrimos en "Juno"- llamada  Courtney que tiene la mala costumbre de conducir  mientras está mirando el móvil. La tragedia será la consecuencia de tan desafortunada conducta. Junto a Ellen Page y con una interpretación correcta, a veces histriónica, el grupo de estudiantes lo forman el mexicano Diego Luna (quien tiene 37 años, tal vez demasiados para seguir matriculado), Nina Dobrev, James Norton y Kiersey Clemons. Cada miembro del equipo guarda un secreto.
   
"Enganchados a la muerte" ni profundiza ni resuelve y deriva a la media hora en un disparate de mala conciencia colectiva. Habla de las interferencias del otro lado pero no es "Ghost. Más allá del amor" de Jerry Zucker en la que el espíritu de Sam Wheat revive gracias a la pasión de su novia Molly. Menos todavía tiene que ver con la maravillosa "Mi vida sin mí" de Isabel Coixet en la que  Sarah Polley organiza la vida de  los suyos para cuando ella falte, sin darles noticias de su cercana muerte.

En el mundo de los vivos acabamos de celebrar Todos los  Santos, Día de difuntos y para muchos el fantasmal Halloween, momento propicio para que llegue a las salas "Enganchados a la muerte / Linea mortal / Flatliners" (Flatliners), una más de las películas comerciales que vienen del cine convencional de Hollywood. Entretenida e innecesaria reposición de la película homónima de la década de los noventa, llena de efectos especiales como corresponde a nuestro siglo.

Sigue nuestras últimas noticias por TWITTER.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios